Vale la pena no ganar para no perder

waste money

Esto viene al hilo de dos posts: uno el de Carlos Blanco en el que dice “Vale la pena arriegarse, aunque haya que perder” y otro de Javier Martín en Loogic en el que señala lo que dijo Warren Buffett en una charla a unos estudiantes de MBA sobre el rescate de : “para ganar dinero que no tenían y no necesitaban arriesgaron lo que sí tenían y sí necesitaban. Y eso es imprudente, no importa cual es tu IQ, si arriesgas algo que es importante para ti, para ganar algo que no es importante para ti, simplemente no tiene sentido.”

Sé que Carlos es de mentalidad totalmente “lanzada” en ese aspecto y es de los que apuestan fuerte como mucha otra gente relevante de la que tantas veces hemos oido y en muchas ocasiones, con acierto, la palabra “arriesgar”. Es loable pero un determinado nivel de riesgo es hasta cierto punto temerario, máxime hoy en día, y en lo que dice Warren Buffett, desde mi punto de vista, tiene toda la razón del mundo.

No son pocas las empresas que con un negocio rentable se han sumergido en una diversifación que ha provocado la quiebra (no es tan fácil echarle el cerrojo a algo) y no son pocos los negocios que mueren de éxito (por ejemplo aquellos que se ven obligados a financiar la diferencia entre plazos de compra a proveedores y de cobro a clientes, crecen y crecen y en un momento determinado se les corta la líquidez como pasa hoy en día con los bancos y las cuentas de crédito).

Es evidente que si no asumimos un cierto nivel de riesgo nuestra rentabilidad va a ser la de dejar el dinero en el banco (y hoy en día hasta eso podría ser arriesgado según las cantidades). Pero tan importante como el nivel de riesgo es aquello que arriesgas. Comprometer lo que te da de comer a ti y a tu familia (máxime si tienes familia) es un riesgo que, a todas luces, no debería ser asumido por mucho que hayas de ganar. Además, aunque parezca ilógico, se puede morir de éxito y no siempre es bueno reinvertir en busca de crecimiento. Y un punto de cautela más, no son buenos tiempos para necesitar dinero ni financiación. Guardemos cierto nivel de líquidez.

¿Arriesgar? Sí. Pero ojo, porque a un nivel de riesgo elevado yo pondría la regla de no arriesgar más de los rendimientos que generen los excedentes de mi negocio. Y, desde luego, diversificación de inversiones.

Creo que Buffet es concluyente. Si no tienes nada, ponte la regla de no arriesgar lo que no tienes. Si tienes y lo necesitas, no lo arriesgues. Si tienes lo que necesitas y te sobra, puedes arriesgar lo que sobra pero no hasta el punto de que tengas que coger de lo que necesitas. Si tienes lo que necesitas, te sobra y lo que sobra te genera excedentes, asume tus riesgos pero sólo con aquello que no compromete lo que necesites. Es demasiado difícil hacer que algo funcione como para arriesgarlo en busca de algo que “podría” funcionar mejor.

Vale la pena dejar de ganar para no perder.

Categoría: Business, Empresas, Negocios