Mobuzz: contra el vicio de pedir, la virtud de no dar

Yo sé que voy a discrepar con parte importante de la blogosfera a la hora de dar mi opinión, aunque con otra pequeña parte me pondré de su lado, no sobre Mobuzz que me gusta como concepto y proyecto, sino sobre la “maniobra de financiación” que emprendió la semana pasada.

Yo entiendo que contra el vicio de pedir está la virtud de no dar. Pero es que al final “lo fácil”, no lo más elegante, es sobrevivir sin un plan de negocio claro o con una falta de respuesta, evidentemente debida a la coyuntura, de socios capitalistas o inversores que se creían comprometidos con el proyecto.

Pero realmente hay dos puntos que no veo claros en esta maniobra:

  • El socio inversor que se meta a salvar “Mobuzz” lo hará, imagino, en busca de un retorno en cuestión de imagen a corto plazo y una esperanza de rentabilidad económica a medio/largo plazo porque es evidente que si han tenido que recurrir a “pedir” ayuda, la empresa, a día de hoy, no es rentable, sostenible ni equilibrada.
  • ¿Por qué a un socio inversor se le da como contraprestación participación en la empresa y a la ayuda masiva que se recibe no se le otorga nada? Es más, no sólo no se le dá nada sino que, en un principio, era una ayuda a fondo perdido. ¿No es un poco tomadura de pelo que un proyecto que no tiene un fin de utilidad pública (como pudiera ser la wikipedia) pida donaciones? Si hubiera capitalizado dinero de muchos para luego, en función de una rentabilidad futura, devolverla con X% de interés, para mi hubiera cambiado el mensaje. De pedir “donantes” habrían pasado a pedir “inversores”. Y lo que a mi me queda como mensaje camuflado es que se busca “exprimir” a los que menos tienen para, más tarde, convencer y “otorgar” a los que ponen en juego excedentes.

Desde luego han conseguido hacer ruido que no sé si era el fin principal o la consecuencia deseada pero, imagino, servirá para hacer sobrevivir un tiempo más a Mobuzz. Eso sí. Sólo han conseguido tiempo. Mientras no llegue la rentabilidad, sólo habrán retardado lo inevitable, habrán perdido el dinero de aquellos a los que más falta les hace y lo harán de una forma que, para mi, no les beneficiará en el futuro. ¿O es que alguno de los que han donado o cualquier inversor presente o futuro volvería a la ayuda de cualquier otro proyecto de los impulsores de Mobuzz en caso de que éste fracasara?

Sin olvidar que para donaciones hay proyectos que deberían ser mucho más movilizadores que la supervivencia de cualquier empresa o proyecto. Y eso nos tendría que empujar a todos a una profunda reflexión.

Categoría: Negocios, Proyectos