El hombre es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice

Cuando hablas puedes llegar a confundirte. Eso sí, tiene que haber alguien que diga que dijiste eso y pueda demostrarlo.

El problema de tener un blog es que, si no eres un “manipulador”, lo que “dices” queda escrito. Es decir, hay constancia.

¿A qué viene todo esto? Pues a dos temas relacionados con un “opinante”, “observador” o “blogger” de referencia en la red como es Enrique Dans. Con todo el respeto hacia Enrique que, evidentemente, al juzgar diariamente todo lo que incumbe a las nuevas tecnologías incurre en muchos riesgos y, como es lógico ya que no es vidente, a veces se equivoca.

Pero, como ya he dicho en alguna otra ocasión, el problema de decir cosas es que muchas veces nos vemos obligados a desdecirnos y, cuando no lo hacemos, alguien debe recordarnos que dijimos una cosa para los demás pero no lo aplicamos para nosotros mismos. Y esto viene al caso con estos dos temas:

1.- Enrique siempre ha dicho que un blog debe ser un lugar de “civilizada” libre expresión para el blogger y sus lectores. Eso es un elemento fundamental en la Web 2.0. Siempre, en todas sus charlas (y la última que ví fue hace sólo 5 días), ha comentado que es mejor tener al “enemigo cerca” y que si alguien te critica en tu blog, te otorga la posibilidad de responderlo “en tu casa” y no fuera de ella donde las posibilidades se reducen. Este fin de semana, lo que anunciaba bueno para los demás (y que yo comparto), dice que no es bueno para él. O quizás, que ha dejado de ser bueno para todos. No lo deja claro.

2.- En una entrada reciente, con la que yo no me mostré de acuerdo, crítico a un proveedor de hosting por tener pérdidas de servicio y dejar, en este caso, a Weblogs SL con sus blogs offline varias horas e insistía y ahí estoy tremendamente de acuerdo, en lo fundamental de elegir un proveedor de hosting profesional y con una buena respuesta ante los problemas que pudieran (y siempre lo hacen) presentarse. Pues han sido varias veces en los tiempos recientes en los que su blog ha estado offline sin que Enrique sacara el tema a colación ni diera su opinión al respecto ni explicación alguna. Otras muchas páginas importantes sí han relatado los problemas con ese proveedor (que no viene al caso quién es puesto que mi objetivo no es críticar a ninguna empresa porque todos atravesamos en algún momento problemas). Pero creo que, sinceramente, que si te metes en “el barro” y opinas sobre un tema tienes que hacerlo sin miramientos. Y creo que cualquier lector entiende más una crítica cuando el que la relata se ve afectado que cuándo no es así. Por tanto, como lector, no entiendo la postura de Enrique en este caso con los precedentes existentes.

Esto lo dice un lector diario de Enrique, que además tiene pensado hacer un programa del Instituto de Empresa influido claramente por lo que lee en su blog y que entiende la labor fundamental de Enrique en la blogosfera actual pero, siempre se ha dicho, en la diversidad de opinión está la riqueza ;)