A vueltas con las redes sociales

Sí, ya sé que en este momento hablar mal de las redes sociales es recibir seguro alguna que otra colleja porque actualmente todo el mundo ha desarrollado una red social, ha invertido en una red social o está convertido al credo de las redes sociales y, además, es gente que tiene un peso específico en Internet pero, que me perdonen, pero yo tengo mis dudas…

Yo ya dejé mi opinión en su momento de cómo veía el futuro de las redes sociales o, a mi modo de ver, hacia donde tenían que tender para darle una utilidad real al usuario, lo que pasa por dejar de querer “abarcar” mucho y “apretar” poco y más por delimitarse, circunscribirse a un determinado tipo de gente (por profesión, áreas de interés, hobbies…) y darle valor a la red social para que el usuario reciba parte de ese valor creado.

Sinceramente, la red social por antonomasia del momento, Facebook, es evidentemente una empresa de éxito y una iniciativa ganadora, pero, la valoración que se hace de la empresa, hablando de usuarios (e incluso así) y olvidando las palabras facturación, EBITDA, PER, etc. a mi, particularmente, me asusta y me hace decir: “He tenido un déjà vu“.

redsocial.jpg

Además, esto, inconsciente o conscientemente, infla el mercado de las redes sociales. Se cambian los antiguos parámetros de facturación, rentabilidad, beneficios por otros como usuarios o se cambia el multiplicador de los primeros y el valor de los segundos a las cifras de las que se habla con tanta facilidad en el mercado. Y claro, el efecto es que, muchas comunidades, abandonan ese denominativo y pasan a ser “redes sociales” para no dejar pasar la oportunidad de valorarse según los múltiplicadores y parámetros anteriores.

En fin, sumad a un escéptico de esos que dejan pasar las oportunidades “por miedo” pero es que pagar hoy “el precio de mañana” siempre me ha dado la sensación que es empezar perdiendo…